Tag

apego

Vaiana y cómo el contexto amortigua algunos fallos

vaiana pequeñaA veces, cuando se habla de educación y crianza da la sensación de que, a no ser que hagamos todo perfecto, nuestros hijos estarán mal. Nada más lejos de la realidad. No somos perfectos, y TODOS, en mayor o menor medida vamos a hacer daño a nuestros hijos alguna vez. Los padres de Vaiana no son una excepción. Sin embargo Vaiana crece y se convierte en una adulta segura, expresiva, espontánea, comprometida, que puede ver el punto de vista de los demás, buscar ayuda… no parece que haya que preocuparse por ella. ¿Cómo es posible si a lo largo de toda su infancia y adolescencia su deseo de ir al mar ha sido rechazado  radicalmente por sus padres? Aquí van 8 motivos por los que eso no ha supuesto una limitación insalvable en el desarrollo de Vaiana:

Continue Reading

Frozen: una mirada desde la Teoría del Apego

Tengo que confesar que  este post surge – sin muchas pretensiones – como continuación a una conversación que tuve con una madre hace tiempo. Esta madre me comentó lo que le alegraba que su hija viera Frozen una y otra vez porque  por fin había una princesa segura de sí misma que  no necesitaba de un hombre. También en internet se han hecho análisis apuntando este hecho. Por ejemplo, este que apareció en Huffington Post en 2015.

Captura de pantalla 2017-11-03 a las 10.08.34

Y es verdad, Elsa no vuelve a Arendelle rescatada por un hombre, pero, ¿significa eso que Elsa sea una mujer independiente? Vamos a ver los datos que tenemos.

elsa pequeña
Continue Reading

La Sirenita: otra forma de ver la película

 

Muchas son las personas que tienen como película favorita de la infancia La Sirenita. Sé que las princesas Disney no están bien vistas y que hay muchos estudios diciendo que sería mejor tener otros dibujos y otros modelos que copiar. Estoy de acuerdo con que en temas de género las películas Disney, sobre todos las antiguas, no eran el mejor ejemplo pero voy a darle la vuelta a la tortilla al argumento – por esto de sacar el lado positivo a las cosas. ¿Y si en vez de pensar que nos han comido el tarro pensamos que algo debían tener para que las viéramos una y otra y otra vez?

disney
Continue Reading

El apego. Primeros meses de vida

La teoría del apego de John Bowlby explica el vínculo que como bebés desarrollamos con nuestro cuidador principal o figura de apego a lo largo de nuestros primeros ocho meses en el mundo, vínculo que va a determinar en gran medida la calidad de nuestras relaciones afectivas e interpersonales durante el resto de nuestra vida.

Venimos al mundo predispuestos biológicamente para desarrollar una relación con uno de nuestros cuidadores (sólamente uno) con el fin de conseguir una fuente de seguridad que cubra nuestras necesidades, una base a partir de la cual poder explorar el mundo que tenemos a nuestro alrededor y desde donde comenzar a elaborar una visión de nosotros mismos y el otro. Es importante aclarar que la figura de apego no ha de ser necesariamente la de la madre, sino aquella figura por la que tras los primeros días de vida el bebé empieza a sentir predilección, con la que pasa más tiempo y quien más calma su ansiedad.

INVESTIGACIÓN

Con el fin de estudiar el fenómeno del apego y observar los diferentes tipos que es posible desarrollar, Mary Ainsworth diseña la situación extraña, un proceso de laboratorio que implica el estudio de niños de 11 o 12 meses de edad, momento en que la relación ha de estar ya establecida, en su interacción con la figura de apego y con un adulto (extraño) en un entorno no familiar. La situación extraña está diseñada para comprobar la calidad de la relación entre el bebé y su cuidador/a , por lo que durante la observación son de especial interés las reacciones del niño al separarlo de su figura de apego y cuando vuelve a reunirse con ella.

Gracias a este procedimiento Mary Ainsworth observó tres patrones diferentes de relación entre los bebés y sus cuidadores principales:

1. Apego Seguro: En este caso los niños se sienten lo suficientemente seguros para explorar libremente durante los episodios antes de la separación. Muestran angustia cuando la figura de apego se va y reaccionan con entusiasmo cuando vuelve. Esta pauta se dio en 65% de los bebés.

2. Apego inseguro-evitativo: Los bebés incluidos en esta pauta muestran poca angustia ante la separación y cuando la figura de apego vuelve tienden a evitarla. Este caso se dio en un 25% de los bebés que se observaron.

3. Apego inseguro ambivalente-resistente: El bebé da muestra de angustia a lo largo de todo el procedimiento, especialmente durante la separación. Las reuniones con quien le cuida producen una mezcla de liberación al verlo y enfado dirigido a él. Esta pauta se dio sólo en un 10% de los bebés.

4. Apego desorganizado: Este tipo de apego fue propuesto más adelante por una colaboradora de Mary Ainsworth para describir los casos en que se observa que los niños no poseen una estrategia para organizar su conducta ante una posible situación de estrés para ellos. El comportamiento de estos niños parece reflejar la vivencia de conflictos, miedo o confusión con respecto a su figura de apego.

En este video se muestra cómo actúa un bebé con apego seguro. Gracias a esta relación con su cuidador podemos esperar que este bebé a lo largo de su vida tienda a ser cálido, estable y con relaciones íntimas satisfactorias, y en el dominio intrapersonal, positivo, integrado y con perspectivas coherentes de sí mismo.

¿De qué depende que desarrollemos un tipo de apego u otro?

Existen varios factores que afectan a la calidad de este vínculo, tanto por parte del cuidador como por parte del bebé. Para un apego seguro es necesario que la figura de apego haya considerado la llegada del bebé como algo positivo, aceptándolo, estando accesible para él, siendo sensible a sus necesidades y cooperando con él. A la vez, un temperamento «fácil» del bebé también puede ayudar al cuidador a cumplir sus funciones de una manera óptima.

El estilo de apego que hayamos adoptado durante nuestro desarrollo como bebés puede influir no solo en nuestras relaciones futuras ya desde los primero años de vida, sino también a nuestra función como padres o madres, hecho importante teniendo en cuenta que existe una gran concordancia entre el estilo de apego de un bebé y el estilo de su cuidador. Sin embargo nada de lo anterior es determinante. Aun habiendo tenido un desarrollo en base a un apego no seguro, podemos tener experiencias posteriores transformadoras (dentro de las cuales se encuentra la psicoterapia) y generarse otro tipo de apego que contribuirá positivamente no solo al bienestar individual sino también en nuestras interacciones con los demás.

Diario de un bebé

diario-de-un-bebéEste libro abre nuevos e insospechados caminos en el estudio del universo infantil. Stern relata, desde el punto de vista del bebé, lo que éste piensa y siente en realidad… Por su originalidad, profundidad y amenidad, la obra puede situarse entre los más grandes clásicos del género, según el New York Times Book Review.
«Siempre les digo a los padres que procuren observar el mundo con los ojos de sus hijos. Y por eso recomiendo encarecidamente este sensible e impresionante libro de Daniel Stern, dedicado a relatar el modo en que los niños deben enfrentarse a cosas que para los adultos no suponen ningún problema y, en cambio, para ellos, resultan ser cuestiones bastante espinosas.» LEE SALK, doctor en Medicina.
«Los avances en el conocimiento del desarrollo humano han revolucionado nuestra comprensión del universo infantil, con todo lo que ello supone respecto a la teoría y la práctica clínicas. Y Daniel Stern -no sólo como médico, sino también como perspicaz investigador del entorno que incluye a madres e hijos- está en la vanguardia de todos estos progresos.» JOHN BOWLBY, de la Clínica Tavistock y autor de El vínculo afectivo, La separación afectiva y La pérdida afectiva.

 

Categorías