Participa en Quiero Ser Siempre Princesa

By 16 febrero, 2016 julio 7th, 2016 Artículos

alexDurante los últimos meses sois muchos los que me habéis dicho que estabais intrigados por el titulo del cuento que tantas alegrías y quebraderos de cabeza me ha traído (incluso antes de publicarlo). Y viendo que la publicación es inminente, porque acabo de ver la última y definitiva prueba que me ha enviado la editorial, me parece que ya es hora de contaros de qué va esto de «Quiero Ser Siempre Princesa»  y haceros partícipes de todo este proceso loco por el que llevo zigzagueando desde que me rondó la idea de escribirlo allá por 2011.

Siempre he sentido especial respeto por los niños. Y cuando digo respeto no me refiero al de «ay dios mío qué hago con este niño que me han puesto delante», eso es miedo. Me refiero a respeto del de verdad, del de creer que merecen que se les escuche, que se les entienda, que se les proteja cuando lo necesitan, que se les deje decidir, enfadarse, llorar. Vamos, que se les trate como personas y no cómo seres a los que entrenar al gusto de los adultos. Y me metí en psicología. No quiero engañar a nadie, la carrera fue interesante, pero no cubrió mis expectativas en absoluto. De todo esto de cómo conseguir que los niños, y la gente en general, fuera feliz siendo ella misma, estudiamos poco, la verdad. Así que tuve que seguir buscando formación de posgrado que encajara con la visión que yo tenía. Es entonces cuando leí sobre una rama de la psicología por la que en la mayoría de las Universidades se pasa prácticamente de puntillas: la rama humanista.

De entre todos lo autores que estudié dentro de esta rama, uno de ellos, Eric Berne, dijo una frase que, años después de escucharla, se convertiría en la idea central de mi cuento. Allá va:

«Todos nacemos príncipes y princesas. Después, en nuestras relaciones con los demás tomamos decisiones autolimitadoras con las que nos convertimos en sapos o ranas encantadas»

ilustración 16

«Quiero Ser Siempre Princesa» no es más que mi pequeña aportación para que tanto niños como adultos puedan comprender cómo funcionan los niños, cómo funcionamos nosotros hace años como niños, cómo es posible que si todos nacemos con corona nos encontremos años después hechos rana, sin reconocernos muy bien en el espejo; y sobre todo, cómo re-convertirnos en príncipes o princesas si hemos dejado de serlo.

Te propongo algo. Estoy preparando una pequeña sorpresa  y me encantaría que formaras parte de ella. Todo lo que tendrías que hacer

  1. Si tienes cuenta en Twitter: Tuitea alguna de esas frases que escuchaste de pequeño o que sigues escuchando juzgando tus decisiones, tus sentimientos, tu forma de ser, de pensar… Todos esos: «no seas cascarrabias» o «ya verás cómo te vas a equivocar» seguido del hashtag #quierosersiempreprincesa
  2. Si donde tienes cuenta es en Facebook: valdrá con que  lo escribas en tu muro y etiquetes Beatriz Cazurro. Psicoterapia y Formación para que yo pueda enterarme de que lo has publicado.

Los niños se portan bien cuando se sienten bien, y se sienten bien cuando son aceptados. Y los mayores igual. A ver si entre todos conseguimos que más gente entienda esto.

Mil gracias a todos.

 

Categorías

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.