Mi regalo para el Día de la Madre

By 30 abril, 2016Artículos
image

Querida madre:

Mi regalo para este día es una frase. Una frase que si te repites a modo de mantra puede que te ayude a relajarte. ¿Preparada? Allá va:

No vas a poder darle todo, así que relájate.

Si decides darle todo tu tiempo, entonces no le darás la figura de una mamá que trabaja y hace su vida. Si decides trabajar y hacer tu vida entonces no podrás darle todo tu tiempo. Si decides enseñarle que las normas son para obedecerlas, no tendrá la experiencia de cuestionarlas. Si te pasas por el forro las normas, no entenderá para qué existen. Si decides ocupar su tiempo con actividades lógicas perderá la oportunidad emplear su tiempo en actividades creativas. Y si le dejas que cree todo el rato no dedicará tiempo a tareas más racionales. Así que relájate, dale lo mejor que tienes, y  acepta que cuando crezca te eche en cara que no le hayas dado aquello que no tenías. Es parte del proceso, que se enfade, que se rebele, que se queje. Da igual, está bien. Eso le ayudará a buscar todo lo que tú no pudiste darle y necesita, y desechar lo que le diste y no necesita.

Pero hay algo que nunca te va a recriminar. Una cosa. Solo una. Apoyo. Apoyo incondicional. En sus decisiones, en sus caídas, en su gustos, en sus emociones. Si le apoyas te puedo decir con casi total seguridad (no soy de absolutos) que día de la madre tras día de la madre agradecerá, aunque sea bajito, la mamá que le tocó.

¿Que por qué lo sé? Porque lo he estudiado, porque lo he visto en  mis pacientes, pero sobre todo, porque lo he vivido en primera persona.

Mamá, sé que me cotilleas todas las redes sociales y que estarás leyendo esto así que este post es para ti. GRACIAS.

6cf28a7318156725a68798190701ac14

Categorías

Join the discussion 2 Comments

  • He llegado aqui desde Good Mood, y leer este post es para mi, hoy, como una lluvia de verano: lo necesitaba y lo agradezco!!!

    Tengo dos chavales de 13 y 10 años y estoy siempre debatiéndome entre obligarles a hacer cosas útiles y dejarles que vagueen y se aburran, entre confiar que sabrán hacer bien las cosas e imponer que las hagan a mi manera…y así con todo: agotador. ¡Y nunca estoy segura de acertar!
    Pero siempre, siempre, me tienen y tendrán a su lado. Como yo he tenido y tengo a mi propia madre.
    El otro día una amiga me dijo que se nota enseguida cuánto nos quieren los chicos a su padre y a mí. Creo que es lo mejor que me han podido decir en tiempo…así que tal vez no vaya tan equivocada.
    Conclusión, como muy bien dices: mejor me relajo, les quiero como son y les sigo guiando como buenamente puedo.
    ¡Gracias!

    • Beatriz dice:

      Hola Clara. Cuánto me alegra leer que te ha servido este post. Tus hijos están en una edad de transición un poco complicada, y que tengan la certeza de que estás ahí, apoyando, es lo más valioso que puedes darles. Seguro que lo estás haciendo estupendamente. Disfruta todo lo que puedas de esta experiencia tan “loca” que es la maternidad. ¡Un abrazo enorme y mil gracias por comentar!

Leave a Reply