Lo que NO es educación emocional

By 1 septiembre, 2016Artículos
photo-1437683694336-3b49f6588141

De vez en cuando me encuentro con gente que presume de cómo en sus aulas, sus centros, o dentro de su consulta se trabaja la inteligencia emocional. De esa gente puedo contar con los dedos de las manos los que no sólo lo dicen sino que lo hacen. Hay muchos artículos sobre para qué sirve la educación emocional y mil millones de dinámicas en internet para trabajarla pero la educación emocional no puede ser educación emocional si se trabaja sólo de forma racional.

  • NO es educación emocional enseñar a un niño a identificar emociones si luego  le dices que no te pasa nada cuando identifica las tuyas.
  • NO es educación emocional enseñar a un niño a darse cuenta de cuándo está triste y luego decirle que no llore.
  • NO es educación emocional distraer a un niño cuando se ha hecho daño.
  • NO es educación emocional decir que puede enfadarse y luego mandarle al rincón de pensar.
  • NO es educación emocional decir “ME estás enfadando”
  • NO es educación emocional aleccionarle sobre cómo TIENE que ser valiente, sociable o cariñoso.
  • NO es educación emocional forzar a un niño a que aprenda algo que no está preparado para aprender
  • NO es educación emocional meterle miedo para controlar su comportamiento.
  • NO es educación emocional hacer chascarrillos delante de él sobre lo indomable, trasto, demonio que es.
  • NO es educación emocional castigar cuando hace algo que a TI no te gusta.
  • NO es educación emocional intentar que logre lo que TÚ te propones.

En resumen, NO es educación emocional cualquier cosa que se salga de entender las emociones del niño, las propias y expresarlas y comunicarlas con respeto y desde una posición de igualdad ( y si no se hace así, al menos, pedir perdón). Porque los padres, maestros, educadores, profesores y terapeutas somos figuras de autoridad pero no somos más que ningún niño. El día que entendamos que la educación emocional se enseña profundizando en nosotros mismos y revisando nuestra propia manera de funcionar, entonces, solo entonces, podremos enseñárselo bien a los niños.

Como veréis empiezo septiembre un poco guerrera. Así estoy y así me acepto.

Me encantará que me comentéis qué pensáis vosotros, cómo se trabaja  en los centros de vuestros hijos, cómo lo trabajáis en casa y, por supuesto, que añadáis más cosas que NO son educación emocional. Mil gracias por leerme.

Categorías

Join the discussion 6 Comments

  • Annabel dice:

    En la escuela de la peque son de lo de “no llores” y la primera vez que vi a mi hija aguantando las lágrimas porque no podía llorar me dio una pena infinita… Ojalá se formaran más en los centros sobre estas cosas y eligieran esta línea de educación 🙁

    • Beatriz dice:

      Impacto de madre gana a impacto de cole así que tú dile que no haga ni caso y ya está. Estoy contigo, ojalá en los centros y, tanto en los programas de formación de las Universidades como en los exámenes de acceso a las plazas públicas se tuviera más en cuenta. Algún día…

  • Alicia dice:

    Me apasiona este tema y he de decir que estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Afortunadamente,yo estoy teniendo la oportunidad de trabajar la educación emocional en mis clases, aunque poquito a poco y no con la regularidad y profundidad que me gustaría…Es cierto que este tema está tomando cada vez más repercusión,y creo que lo que hace falta ahora es que cruce esa barrera de ‘lo que está de moda’, y se empiece a tomar en serio,que se empiece a formar a los educadores y docentes, para que podamos hacerlo bien,porque creo que la mayoría de los que estamos interesados somos autodidactas o hemos aprendido porque ha surgido de nuestro propio interés. Hace falta que la Educación Emocional se normalice,se regularice y entendamos que no es una moda sino una necesidad educativa que nos compete a todos,sólo así podremos hacerlo bien…

    • Beatriz dice:

      Yo me ofrezco si te hace falta ayuda de algún tipo, pero como digo en el post vale más tu actitud que cualquier dinámica que hagas. Si en tu centro hay buen ambiente, da guerra y propón que se haga formación al profesorado sobre este tema. ¡En algunos centros se animan!

  • Judit dice:

    Uff, me toca de cerca porque tengo un hijo muy sensible y me estoy intentando informar para ayudarle a controlar sus emociones y a veces lo intento educar emocionalmente pero cuando se pone a chillar por un rasguño a veces se me escapa lo de no llores por eso o lo intento distraer…. Realmente es una educación muy difícil porque debe empezar en el propio adulto.
    Un saludo

    • Beatriz dice:

      Claro, es que en esas situaciones poder gestionar lo que te pasa a ti por dentro cuando tu hijo está gritando por un rasguño es complicado, y a la vez esencial para poder ayudarle a él. Es imposible hacer siempre justo lo que necesitarían de nosotros pero se puede aprender a hacerlo lo más posible, ¡doy fe! La sensibilidad es una cualidad buenísima, seguro que sabéis como acompañarle para que le sea de utilidad y sea de utilidad a los de alrededor.

Leave a Reply