La Sirenita: otra forma de ver la película

By 27 octubre, 2017Artículos, La psicotelepeuta

 

Muchas son las personas que tienen como película favorita de la infancia La Sirenita. Sé que las princesas Disney no están bien vistas y que hay muchos estudios diciendo que sería mejor tener otros dibujos y otros modelos que copiar. Estoy de acuerdo con que en temas de género las películas Disney, sobre todos las antiguas, no eran el mejor ejemplo pero voy a darle la vuelta a la tortilla al argumento – por esto de sacar el lado positivo a las cosas. ¿Y si en vez de pensar que nos han comido el tarro pensamos que algo debían tener para que las viéramos una y otra y otra vez?

disney

Muchas veces los niños piden que les leamos mil veces el mismo cuento o ven mil millones de veces la misma película porque está narrando algo suyo que necesitan entender, integrar o dar sentido, aunque no lo estén haciendo de manera consciente. Así, será normal que cuando empiecen el cole les guste leer cuentos o ver dibujos en los que el personaje niño se separa de sus papás, o cuando están en el proceso de control de esfínteres se mueran por todos los cuentos que tengan que ver con caca.

Si la película o el cuento en cuestión nos horroriza  podemos intentar entender lo que está ocurriendo y tratar de sustituirla por otra alternativa que nos guste más para trabajar lo que sea que nuestros hijos necesiten trabajar. O quizá no necesitemos sustituirla sino estar al lado comentando y entendiendo lo que puede que esa película nos esté queriendo decir. Y si no lo sabemos no pasa nada, al menos estaremos compartiendo tiempo de calidad con ellos tratando de entender su pequeño mundo.

Y sin más dilación allá voy con Ariel.  Quizá leer esto os ayude a entender por qué veíais esa película en bucle o quizá no. Sea como fuere, espero que la lectura os resulte amena.

Ariel tiene 15 años, 7 u 8 hermanas y su madre falleció (no sé sabe muy bien cuándo), así que como figuras de autoridad tiene solo a su padre y a un cangrejo que la cuida porque es súbdito de su padre y en realidad está ahí por él y no por ella. Es decir, Ariel es una adolescente que no tiene un progenitor o un adulto disponible y se pasa las horas yendo sola a sitios que a priori pueden ser peligrosos (barcos abandonados con tiburones cerca, la superficie…).

¿Dónde estaba el Rey Tritón todo el tiempo que Ariel estaba por ahí recolectando objetos de la superficie y colocándolos en su cueva? Podréis decir “es que los adolescentes se escapan, hacen cosas que no deberían hacer. A lo mejor el Rey Tritón estaba muy disponible para ella pero ella estaba en modo rebelde y no le contaba nada”.

Muy bien, podría ser, así que vamos a hacernos otra pregunta para intentar ver cuál de las dos opciones es más plausible ¿cómo de fácil era para Ariel hablar con Tritón sobre sus intereses? La evidencia que da la película es que seguramente más bien poco. En cuanto descubre la cueva con todos sus “tesoros” se asusta tanto que se pone autoritario, la castiga, le exige que no vuelva a hacerlo nunca más y le destroza todo. Con el detalle de que Tritón no le habla de que está asustado en ningún momento, solamente se lo echa encima sin explicar, sin escuchar, sin entender… Si Tritón funciona así ¿no tiene sentido que Ariel no quiera compartir con él lo que le gusta, le preocupa, lo que sueña?

Así que tenemos a una chica adolescente emocionalmente sola, sin límite alguno, solo castigos que además no tienen ursulala logística necesaria para que se cumplan. ¿Cuál es la consecuencia directa de esto? Que Ariel es una adolescente que está en riesgo, de hecho la única manera de ser fiel a ella misma acaba pasando por ponerse en mano de Úrsula, que es una persona que quiere aprovecharse de ella.

Sé que Ariel acaba yendo a Úrsula porque se ciega con el príncipe Eric, pero ella llevaba queriendo salir del mar, de su hogar, mucho más tiempo y la verdad es que lo entiendo porque da la sensación de que se sentía muy sola.

¿Qué podía haber hecho Tritón?

  • Pasar tiempo con ella.
  • Intentar entender lo que le atrae del mundo exterior.
  • Respetar los intereses de su hija.
  • Acompañarla en las expediciones.
  • Si ve riesgo de muerte entonces asegurarse de que no se va a poder escapar y acompañar su frustración cuando se enfade.
  • Estar presente.
  • Explicar por qué no le deja hacer lo que no le deja hacer.
  • Ser menos autoritario y más honesto con respecto a lo que le ocurre a él.

Y eso es todo desde el punto de vista de Ariel. Por supuesto que no debe ser fácil para Tritón ser padre de ocho sirenas sin su pareja y siendo el Rey del Océano, pero eso no quita que las necesidades de Ariel sigan siendo las que son y que sean absolutamente legítimas. Exactamente como lo fueron las nuestras y lo son las de nuestros hijos.

Categorías

Leave a Reply