Frozen: una mirada desde la Teoría del Apego

By 3 noviembre, 2017Artículos, La psicotelepeuta

Tengo que confesar que  este post surge – sin muchas pretensiones – como continuación a una conversación que tuve con una madre hace tiempo. Esta madre me comentó lo que le alegraba que su hija viera Frozen una y otra vez porque  por fin había una princesa segura de sí misma que  no necesitaba de un hombre. También en internet se han hecho análisis apuntando este hecho. Por ejemplo, este que apareció en Huffington Post en 2015.

Captura de pantalla 2017-11-03 a las 10.08.34

Y es verdad, Elsa no vuelve a Arendelle rescatada por un hombre, pero, ¿significa eso que Elsa sea una mujer independiente? Vamos a ver los datos que tenemos.

elsa pequeña

Elsa es una niña especial (en realidad todos los niños son especiales, pero me entendéis) porque tiene una habilidad que nadie más tiene. Tiene el poder de hacer hielo con las manos. De pequeña, ella y su hermana Anna se escapaban de noche a jugar a escondidas. Se lo pasaban genial y Elsa hacía gala de controlar bastante bien su poder para la edad que tenía, pero evidentemente los accidentes ocurren. Y uno dejó a Anna inconsciente.

¿Por qué no se enteraban los adultos de que las niñas se salían de sus camas?. ¿Os imagináis el miedo que debió sentir Elsa al ver que su hermana no se despertaba? (cosa que por cierto les pasa también a los niños pequeñitos cuando nos pegan y ven que han hecho daño a su mayor fuente de seguridad).

Elsa coge a su hermana, la acaricia, intenta cuidarla y llama inmediatamente a sus padres, aún con el susto encima. No se quedó petrificada. Vamos, que muestra que tiene recursos.  Capacidad de reacción, buscar ayuda… no hubiera estado mal poder nombrárselo. Y tampoco hubiera estado mal escuchar lo que había ocurrido en vez de decirle “¡¡¿Qué has hecho?!!”.

En la siguiente escena, sin embargo, vemos otra cara más amable de los padres. Cuando están con los enanos del bosque, abrazan a Elsa, no la riñen, aseguran a los enanos que ellos la ayudarán a controlar su poder y confían en que lo conseguirá. Queda claro que quieren estar ahí  para su hija y ayudar,  aunque bien por ser muy obedientes, por el qué dirán o por su propio miedo,  acaban transformando la intención de protección en un aislamiento que resulta ser muy dañino. Quizá las medidas que toman son algo desproporcionadas al problema que hay.

Cuando a un niño se le aisla por algo de su forma de ser no puede hacer otra cosa que crecer  creyendo que tiene algo malo, sintiendo un profundo rechazo por esa parte de sí mismo. Y eso, evidentemente, tiene consecuencias.

susto elsaAsí que Elsa crece con terror a los encuentros personales. Con ese miedo ¿cómo va siquiera a plantearse  tener pareja? No es lo mismo la apariencia de ser independiente que ser independiente. Seguramente Elsa  ha desarrollado una “máscara” de falsa autosuficiencia como estrategia de supervivencia, pero eso no significa que no necesite muchísimo de los demás. Por dentro debe haber un miedo terrible a la intimidad y una niña que necesita que alguien le diga que no tiene nada malo. En su interior todavía es un niña dependiente, muestra de ello es la cara de susto con la que pregunta a sus padres si de verdad tienen que viajar. Debe pensar: “¿Cómo me las voy a apañar yo sola?”.

castillo frozen¿Y Anna? Anna no tiene poderes pero eso no quita que le afecte la situación, y mucho.  Anna siente el mismo rechazo y encima ni siquiera sabe a qué es debido. Seguramente sea testigo de momentos en que sus padres están escondidos  con Elsa y ella no puede participar… y además se queda huérfana igual siendo más pequeña. Anna desde luego tampoco lo tiene fácil.

En algunos sitios se habla de quién está “mejor” si Anna o Elsa. Algunos defienden que Anna está peor porque sale desesperada a buscar un hombre, pero la realidad es que fácilmente las estrategias de Anna y Elsa sean dos caras de la misma moneda. Anna va a intentar tapar el agujero que tiene por dentro con relaciones de pareja, aunque eso suponga idealizar a alguien antes de siquiera conocerlo (tampoco parece que se le de muy bien la intimidad a ella). Y Elsa va a hacer como que ese agujero no existe, haciéndose la “autosuficiente” (evitando igualmente una intimidad real).

Por eso tener o no tener pareja no es un dato que ayude a determinar el nivel de seguridad emocional de nadie. Como  casi siempre, el mismo comportamiento puede significar algo diferente en cada persona que lo muestra. Y de la misma manera, personas que sienten algo parecido pueden mostrar comportamientos muy diferentes.

De todas formas, viendo lo aliviada que se siente Elsa al poder vivir sin esconder su poder (eso sí, considera que puede vivir con el poder pero aún en aislamiento) y el cambio que genera en Anna entender por fin el por qué del rechazo vivido, seguramente  podrán hablar de lo ocurrido y elaborarlo. Hablar con los hermanos de las experiencias infantiles suele ser muy reparador.  De hecho al final de la película consiguen estar aparentemente integradas en su pueblo sin tener que esconderse así que seguro que tendrán dificultades, pero también muy buen pronóstico.

Y ahora vamos a la parte didáctica, ¿qué podían haber hecho los padres de Elsa y Anna?

  • Para prevenir: estar al tanto de lo que ocurre por las noches ya que parecía que no era la primera vez que se escapaban. Cuando tu hija tiene el poder de hacer nieve y hielo, aunque solo sea por la pulmonía que se podían pillar, ya sabían que dejarlas solas podía ser un riesgo.
  • Preguntar “¿qué ha pasado?”  en vez de “¿qué has hecho?”. Anna se recuperó, pero si  hubiera muerto habría sido muy difícil liberar a Elsa de sentirse culpable de ello.
  • Escuchar a los enanos, pero con filtro. Vale que la habilidad de Elsa podía ser peligrosa, pero no sé si mucho más que el aislamiento al que se ven sometidas las dos hermanas por hacer caso a pies juntillas a lo que les dijeron.
  • Regular los encuentros sociales, no eliminarlos.
  • Encontrar un plan de “emergencia” y buscar recursos para cuando Elsa se descontrola emocionalmente y por tanto también se descontrola su poder.
  • Dar alguna explicación a Anna de lo que está ocurriendo. Cuando no hay explicación la mente trata de llenar el agujero de información con información creada desde dentro. En el caso de los niños esa información suele surgir de un pensamiento mágico y egocéntrico, algo así como  “debo haber hecho algo mal y por eso no quieren estar conmigo, cuando sea mayor encontraré un hombre y todo se arreglará”.
  • Tener a alguna persona de confianza al tanto de la  situación por hay alguna emergencia.

Espero que te haya gustado. Y si hay algo que quieras comentar, ya sabes: ¡Suéltalooooo, suéltaloooo!

 

Si quieres leer sobre La Sirenita puedes pinchar aquí.

 

Categorías

Leave a Reply