Focusing: cómo escuchar lo que la razón por sí sola no puede decirnos

By 4 febrero, 2015 marzo 4th, 2016 Artículos

Focusing es la mejor manera que conozco de acercarnos a nosotros mismos sin ponernos en medio de nuestro propio camino. Es una forma de escucharnos y encontrar respuestas que a veces la razón aún no conoce, una herramienta que se puede utilizar en el día a día para vivir de manera más auténtica, respetuosa y leal a nosotros mismos.

El Focusing surge en 1960 como respuesta a un estudio que buscaba el factor determinante de que los pacientes tuvieran éxito en psicoterapia. Tras grabar y estudiar cientos de sesiones de terapia, Rogers y Gendlin, dos psicoterapeutas de la época, se dieron cuenta de que aquellos pacientes que conseguían sus objetivos eran aquellos que tenían una mayor conciencia corporal. El factor más importante del éxito en terapia no era la orientación del terapeuta, ni las técnicas utilizadas sino la escucha que cada persona hacía a lo que le iba comunicando su cuerpo.

Es por este motivo que Eugene Gendlin comienza a desarrollar una manera de enseñar cómo tener en cuenta estas sensaciones corporales que nos pueden ayudar a  seguir nuestro propio camino; un camino genuino, personal y decidido de una manera profunda y sentida.

 Todos nos hemos encontrado alguna vez haciendo un listado de pros y contras a la hora de tomar una decisión, convencidos de que si racionalmente encontramos que la lista de pros es mucho más larga, la decisión estará clara. Sin embargo muchas veces no es así. Aunque la cabeza nos diga que hay algo que sería “lo mejor” notamos otro algo dentro de nosotros que no nos acaba de encajar.

Vivimos en un mundo en el que se da tanta importancia al pensamiento y la capacidad de razonar que relegamos a un segundo plano cualquier otra información, olvidando que sólo el 20 por ciento de la experiencia se puede recuperar con la memoria consciente y el resto, el 80 por ciento (nada más y nada menos) se graba en nuestro cuerpo en  forma de sensaciones que también podemos recuperar si dedicamos un tiempo a acercarnos a ellas.

En el ejemplo anterior de la toma de decisiones es seguro que al escuchar a esa sensación de “no encaje” podemos descubrir algún matiz nuevo que no habíamos tenido en cuenta. Puede que la decisión que nos encaje corporalmente sea todo lo contrario a lo que decidiríamos de manera racional o puede que simplemente sea un poco diferente, pero una cosa es segura, si no lo escuchamos no sabremos lo que nos tiene que decir.

El Focusing por tanto enseña a la persona a conocerse desde otra perspectiva y de una manera mucho más profunda, ayudándole así a gestionar sus propias emociones, problemas, toma de decisiones, etc.  Además, no se trata de una técnica exclusiva para la psicoterapia, he conocido a personas que utilizan el Focusing a la hora de componer música, bailar, actuar, enseñar o simplemente como un apoyo en el día a día. Focusing es más bien una actitud, una manera de relacionarnos con nosotros mismos en la que la escucha, la empatía, la aceptación incondicional y la autenticidad son protagonistas.

focusing1

Es un espacio en el que no hay juicios, ni críticas, todo aquello que sentimos está ahí porque somos capaces de sentirlo en ese momento, y podemos aprender a escuchar la sabiduría que nos trae. Además podemos hacerlo en compañía sin necesidad de revelar en ningún momento el asunto sobre el que estamos enfocando, por lo que es una herramienta muy útil cuando no queremos contar aquello que nos preocupa.

A estas alturas seguro que ya tienes una cierta intuición de si el Focusing te interesa o no. Párate un momento y date cuenta de qué te dice el cuerpo acerca de lo que acabas de leer. Quizá sientas una cierta curiosidad,  quizá aburrimiento, quizá esperanza, un cosquilleo en el estómago… Date un tiempo para ver qué sensación te surge.  Es verdad, a veces es difícil identificarla pero con entrenamiento se vuelve cada vez más fácil de hacer. ¿Que en qué consiste este entrenamiento? Lo más fácil es practicar las siguientes 6 etapas acompañado de alguien que sepa, para luego poder hacerlo tú solo:

            •           Despejar un espacio: Se trata de conseguir identificar todos esos asuntos que en ese preciso instante está activos en nosotros y tratar de colocarlos fuera, a una cierta distancia, para poder sentir el espacio que éstos nos dejan por dentro y la capacidad de poder relacionarnos con ellos. Todos tenemos problemas, proyectos, ilusiones, pero sin duda somos más que éstos.

            •           Formar la sensación sentida: Una vez elegido el asunto que más necesita de nuestra atención en ese momento dejamos que se forme esa sensación corporal que nos va a dar información de cómo es ese asunto en nuestro cuerpo (puede ser una bola pesada, una presión en el pecho, algo apretado en el estómago…)

            •           Encontrar un asidero: Este es el paso en el que se trata de encontrar una manera adecuada de simbolizar eso que sentimos. Hay diferentes formas de expresarlo: por medio de gestos, sonidos, palabras, dibujos…

            •           Resonar: Es importante que el símbolo elegido se corresponda con la sensación corporal por lo que en este paso se comprueba que esto sea así. Muchas veces a lo largo del proceso la sensación al ser escuchada va modificándose por lo que puede que tengamos que modificar el símbolo elegido.

            •           Preguntar: Con el fin de seguir profundizando se pueden hacer una serie de preguntas a la sensación, así podremos conocer más sobre el mensaje que nos está transmitiendo.

            •           Recibir y agradecer: Toda la información que hemos recibido, sea mucha o poca, es importante y parte de nuestro proceso personal, por lo que es importante acogerla y agradecerla para poder abrir las puertas a nueva información en un futuro. Ahora no es momento de críticas ni exigencias, solo de aceptar lo que hay y decirnos a nosotros mismos un simple, y a la vez tan complejo, gracias.

En resumen, el Focusing confía en tu capacidad para ser feliz, encontrar tu manera de hacer las cosas, tomar tus propias decisiones, encontrar tus propias soluciones, gestionar tus emociones, etc., es decir el Focusing confía en que tu cuerpo sabe todas tus respuestas y escuchándole vas a poder conocerlas. Yo, desde mi experiencia personal tanto como guía de Focusing como de usuaria puedo sentir corporalmente esa confianza, ¿te animas tú también?

Categorías

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.