El Gordo eres tú

By 22 diciembre, 2016Artículos
Celebrando a tope

Gorda tu tía, pensarás… Tranquilidad, no te estoy insultando. Digo que “El Gordo”, el de Navidad (y el resto del año), eres tú. Sonará todo lo cursi que quieras, pero es así.

En últimos días he escuchado a un montón de gente decir “si me toca “El Gordo” dejo el curro” “si me toca la lotería voy a empezar a hacer las cosas que me gustan” “como me toque “El Gordo” lo mando todo al carajo y me voy a viajar por ahí”. Y no te voy a engañar, que te toquen cuatrocientos mil euros puede ayudar para que tengas menos miedo a cambiar de vida pero, ¿es imprescindible?. ¿La única manera de calmar el miedo a vivir la vida que quieres es el dinero? Te aseguro que no.

¿Me estás diciendo entonces que lo que tengo que hacer es dejar el trabajo o mandar todo a paseo? – te preguntarás. Pues mira, yo no soy quién para decirte lo que tienes que hacer, tú eres el dueño de tu vida. Lo único que te digo es que tienes la opción de decidir, de cambiar de trabajo, de dar un giro radical (o chiquitito) a tu vida, de hacer lo que te gusta (o al menos de plantearte lo que te gustaría), de pasar tiempo con tus hijos…vamos, de vivir como quieres vivir. Y sí, es verdad, da miedo. Pero entonces el problema no es solo el dinero. Es el miedo a la incertidumbre, al fracaso, al éxito, a tener que renunciar a cosas, al qué dirán …

Hemos oído por todos sitios que la palabra crisis significa oportunidad en chino. Pues bien, resulta que algunos filólogos dicen que es mentira (tócate las narices), pero cuando John F. Kennedy lo dijo sonó tan bonito que nos lo quisimos creer, y resulta que hay gente capaz de ver lo positivo de las crisis y buscar oportunidades de cambio. Conozco gente que ha dejado su trabajo porque no le hacía feliz y se ha ido a viajar por el mundo trabajando de lo que le saliera, gente que ha decidido irse unos meses de voluntario con una ONG, gente que ha dejado su trabajo  y ha emprendido un negocio propio, gente que ha buscado otro trabajo mientras seguía en su trabajo. Y el denominador común de todas estas personas no es (os lo aseguro) tener un colchoncito de dinero para los imprevistos. Lo que comparten  todos ellos es la confianza, la seguridad, el haber aprendido a tolerar el miedo a la incertidumbre y la certeza de que se merecen ser felices.

¿Que cómo se consiguen todas esas cosas? Pues no es ningún misterio, en ti. Toda esa seguridad y empuje para poder hacer lo que quieres está en algún sitio dentro de ti, solo tienes que encontrarlo y escucharlo. Ya verás luego si le haces caso o no, pero qué menos que darle una oportunidad de ver  lo que tiene que decir. Nos pasamos media vida escuchando solamente a la parte de nosotros que está asustada, dejando que tome el control de nuestras vidas, y para mas inri juzgamos a la parte que se siente con fuerzas para cambiar las cosas, para disfrutar, para soñar. “No es realista” “Qué cosas más infantiles piensa” “Bah, tonterías, con lo que tienes no te puedes quejar”.

Por esto, y porque confío plenamente en que no te hace falta ningún súper premio para ser feliz, aquí va mi deseo para el 2017: que escuches a la parte de ti que quiere cambiar, que te cuente cómo sería la vida que quiere vivir , que le preguntes qué necesita y, que si estás de acuerdo con ella, ayudes a la parte que esté asustada a sentirse más segura, porque juntos valéis más que cualquier boleto premiado. Ojalá hoy te toque la lotería pero no te olvides de lo más importante, “EL GORDO” ERES TÚ”.

P. D. Si tienes hijos cuéntales el secreto a ellos. Y si pueden, que corran la voz.

FELICES FIESTAS Y FELIZ 2017

descorchar-champagne-destacado-578x240

Categorías

Leave a Reply