Category

Artículos

Postparto o cómo quedarse con la autoestima por los suelos

El otro día quedé con una amiga del colegio. Ha sido mamá hace cuatro meses y cuando nos vimos lo primero que dijo es «creo que he tocado fondo, tengo ganas de llorar». Me confesó que había estado leyendo mis posts la tarde anterior y me pidió que el siguiente tratara sobre por qué las mujeres tienen tan baja autoestima durante su baja por maternidad. Y aquí estoy, escribiendo esto en vez de recoger lo que parece el escenario de un ataque aéreo con juguetes, babas y galletas de destrucción masiva. Continue Reading

Carta de una madre a otra madre

Querida madre,

No me conoces pero llevamos a nuestros hijos a la misma piscina.  Supongo que habremos coincidido más días en el vestuario pero la verdad es que suelo estar con los ojos fijos en mi hijo para que no desaparezca (ya lo hizo una vez y buen susto me pegué) en cuanto bajo la vista para coger algo de la mochila. Me estoy dando cuenta de que ni siquiera te he visto la cara, pero llevo desde ayer por la noche pensando en ti. Ayer tuviste una discusión con tu hija. Ella no quería salir del baño y tú querías que saliera, le dijiste que te irías sin ella y ella abrió la puerta desnuda gritando  que no saldría del baño hasta que hiciera pis. Tú respondiste que se dejara de pis y de tonterías  y la cogiste del brazo para llevarla a otra parte del vestuario. Se hizo el silencio. Continue Reading

El abuso sexual infantil

Abuso infantil

Con motivo del Día Internacional para la Prevención del Abuso Sexual Infantil me gustaría compartir algunas de las cosas que aprendí la primera vez que trabajé con niños víctimas de abuso.

Aún recuerdo ese día en el que recibí una llamada desde Letonia, concretamente desde el Dardedze Centrs en Riga, para decirme que me habían seleccionado para ir a trabajar allí durante nueve meses en un proyecto con niños víctimas de abuso sexual. Acababa de terminar la carrera y sabía que quería trabajar con niños, me creía capaz de poder acompañarles aunque hubieran sufrido situaciones muy difíciles (con el tiempo me he dado cuenta de que soy capaz de hacerlo pero de vez en cuando necesito pararme a ver cómo me está afectando todo eso) y, a pesar de que mucha gente pensaba que estaba medio loca, dije que sí sin dudarlo. Continue Reading

Cómo explicar a los niños lo ocurrido en París.

Atentados en París

Ya es difícil es para un adulto poder entender lo ocurrido ayer en París, imaginemos cómo debe ser para un niño. Desde ayer por la noche y supongo que en los próximos días, incluso meses, se escuchará hablar sobre esta tragedia, y es importante que sepamos cuál es la mejor manera de poder explicarle a nuestros hijos, sobrinos o alumnos qué es lo que ha pasado de la forma más adecuada posible. En las próximas líneas voy a intentar responder a algunas preguntas que se me ocurre que pueden tener ahora mismo algunos padres y cuidadores.

Estoy aprovechando un ratito que tengo mientras duerme la siesta mi hijo así que siento si la redacción no es muy buena, pero ahora mismo no puedo hacer mucho más… ¡Allá voy! Continue Reading

Formación para profesores que creen en otro tipo de educación

Hace unas semanas tuve la suerte de volver al I.E.S Señor de Bembibre para impartir la segunda parte del Curso de Prevención de Bullying en el entorno escolar que comenzamos el año pasado. Me volví a encontrar con todos esos profesores que creían que un clima de cooperación y respeto es posible dentro de un Instituto de Secundaria. Sí, a pesar de las hormonas, los conflictos de identidad, los problemas familiares, las diferentes culturas, razas, tendencias sexuales, a pesar de todo eso estos profesores creían en la posibilidad de enseñar, a parte de contenidos teóricos, habilidades sociales y actitudes personales. Continue Reading

Focusing: cómo escuchar lo que la razón por sí sola no puede decirnos

Focusing es la mejor manera que conozco de acercarnos a nosotros mismos sin ponernos en medio de nuestro propio camino. Es una forma de escucharnos y encontrar respuestas que a veces la razón aún no conoce, una herramienta que se puede utilizar en el día a día para vivir de manera más auténtica, respetuosa y leal a nosotros mismos.

El Focusing surge en 1960 como respuesta a un estudio que buscaba el factor determinante de que los pacientes tuvieran éxito en psicoterapia. Tras grabar y estudiar cientos de sesiones de terapia, Rogers y Gendlin, dos psicoterapeutas de la época, se dieron cuenta de que aquellos pacientes que conseguían sus objetivos eran aquellos que tenían una mayor conciencia corporal. El factor más importante del éxito en terapia no era la orientación del terapeuta, ni las técnicas utilizadas sino la escucha que cada persona hacía a lo que le iba comunicando su cuerpo. Continue Reading

El sufrimiento (frase enviada por una de mis pacientes)

"La pena es inevitable, el sufrimiento es opcional. Habrás hecho cosas mal, más o menos que el resto, pero te mereces la misma tregua que das a los demás. Perdónate."

El sufrimiento (frase enviada por una de mis pacientes)

Esta frase me la ha enviado una de mis pacientes ayer. Parece que encajaba perfectamente en su momento personal. Seguro que ella estaría encantada de que a alguien más le sirviera así la dejo a disposición de todos.

Adolescencia y Autolesiones

Desde hace unos años me he encontrado con que la autolesión es algo más común durante la adolescencia de lo que se suele pensar. Al parecer, y según la Sociedad Española de Psiquiatría, las estadísticas hablan de que aproximadamente uno de cada diez adolescentes se han autolesionado alguna vez

¿Qué son las autolesiones?

Las autolesiones son comportamientos voluntarios por medio de los cuales una persona se infringe algún daño físico cortándose, pegándose, quemándose, arrancándose el pelo, etc.

¿Por qué se autolesionan los adolescentes?

Por debajo de este comportamiento (como por debajo de cualquier otro comportamiento), existen unas emociones que lo impulsan, y son éstas las que es importante conocer y ayudar a expresar de una manera diferente que no suponga un riesgo. La conducta de autolesión es como la punta de un iceberg, es lo que se ve, lo que nos da la alarma; sin embargo lo que le da estabilidad a esa conducta, la base, lo que es importante deshacer para no chocarnos contra ese iceberg es toda la parte que no vemos, la que se encuentra debajo del mar, las emociones. Continue Reading

Quiero cambiar

El motivo de consulta general de todos los pacientes y pacientitos que he tenido es que quien cambiar, hay algo que no está funcionando en sus vidas y quieren eliminar el sufrimiento que eso supone. Esto que se quiere cambiar es lo que los psicólogos llamamos síntoma y por lo general la persona que acude a terapia quiere eliminarlo, quitárselo de encima, luchar contra él como si fuera un enemigo que nos está haciendo la vida imposible, casi siempre poniendo la esperanza en que exista alguna pauta que el terapeuta le dé para que esto desaparezca.

Sin embargo, es cuando se deja de luchar contra ese síntoma-bien sea miedo, timidez, depresión, ansiedad o cualquier otro- y se pone energía en comprenderlo, saber de dónde viene, validarlo y darle lo que necesita, cuando se puede comenzar a poner energía en generar nuevas alternativas para el futuro, nuevas maneras de pensar, sentir o actuar con los que vivir más felices y satisfechos. No es pues cuestión de seguir unas pautas por parte del profesional lo que nos cura sino la capacidad de comprensión, protección y aceptación de cada persona consigo misma la que sirve como base para el cambio.

Hace unos años conocí a Nadine (considero importante aclarar que cuento con el permiso expreso de la protagonista de esta historia para escribir lo que viene a continuación y por supuesto su nombre se trata de un pseudónimo con el fin de proteger su identidad). Cuando acudió a terapia Nadine tenía 21 años y repetía una y otra vez que se odiaba a sí misma puesto que en ocasiones perdía los nervios y acababa agrediendo a su madre (el síntoma en este caso era la agresividad mostrada). Nadine había sido abandonada por su madre en su país de origen a muy corta edad donde se quedó a cargo de su abuela y sus tíos quienes abusaron de ella en múltiples ocasiones. Muchos años después su madre fue a buscarla y le obligó a vivir con ella, dando por sentado que Nadine estaría encantada de volver a verla, obviando los años que habían estado separadas e incluso cupabilizándola por el miedo, la tristeza y la rabia que había sentido durante ese tiempo.

Para Nadine el simple hecho de escuchar y comprender que tenía derecho a estar enfadada, triste y asustada por todo lo que le había ocurrido redujo su nivel de agresividad notablemente dejando de agredir a su madre de inmediato. Siempre la habían culpabilizado por enfadarse con «sus mayores» haciéndole creer que eso era algo que sólo hacían los niños malos. En este caso además, fue esa rabia hacia los demás por haberle hecho daño lo que, según sus palabras, había hecho que ella no se quitara la vida. Fue solo a partir de ese trabajo de comprensión y agradecimiento al síntoma cuando Nadine pudo comenzar a cerrar las heridas del pasado y construir nuevas relaciones con ella misma y con los demás.

Por supuesto el trabajo con Nadine duró varios meses, pero al final del proceso, en la sesión de cierre, me dijo lo importante que había sido para ella el dejar de luchar contra la parte de ella misma que odiaba para pasar a entenderla, acariciarla y agradecerle como le había ayudado a sobrevivir.

No olvidemos que todos y cada uno de nosotros hemos hecho lo que hemos sabido para adaptarnos a lo que nos ha tocado vivir, y aunque ahora estemos preparados para cambiar, eso es, como mínimo, para ponernos frente al espejo y decir con mucho cariño: GRACIAS…

El apego. Primeros meses de vida

La teoría del apego de John Bowlby explica el vínculo que como bebés desarrollamos con nuestro cuidador principal o figura de apego a lo largo de nuestros primeros ocho meses en el mundo, vínculo que va a determinar en gran medida la calidad de nuestras relaciones afectivas e interpersonales durante el resto de nuestra vida.

Venimos al mundo predispuestos biológicamente para desarrollar una relación con uno de nuestros cuidadores (sólamente uno) con el fin de conseguir una fuente de seguridad que cubra nuestras necesidades, una base a partir de la cual poder explorar el mundo que tenemos a nuestro alrededor y desde donde comenzar a elaborar una visión de nosotros mismos y el otro. Es importante aclarar que la figura de apego no ha de ser necesariamente la de la madre, sino aquella figura por la que tras los primeros días de vida el bebé empieza a sentir predilección, con la que pasa más tiempo y quien más calma su ansiedad.

INVESTIGACIÓN

Con el fin de estudiar el fenómeno del apego y observar los diferentes tipos que es posible desarrollar, Mary Ainsworth diseña la situación extraña, un proceso de laboratorio que implica el estudio de niños de 11 o 12 meses de edad, momento en que la relación ha de estar ya establecida, en su interacción con la figura de apego y con un adulto (extraño) en un entorno no familiar. La situación extraña está diseñada para comprobar la calidad de la relación entre el bebé y su cuidador/a , por lo que durante la observación son de especial interés las reacciones del niño al separarlo de su figura de apego y cuando vuelve a reunirse con ella.

Gracias a este procedimiento Mary Ainsworth observó tres patrones diferentes de relación entre los bebés y sus cuidadores principales:

1. Apego Seguro: En este caso los niños se sienten lo suficientemente seguros para explorar libremente durante los episodios antes de la separación. Muestran angustia cuando la figura de apego se va y reaccionan con entusiasmo cuando vuelve. Esta pauta se dio en 65% de los bebés.

2. Apego inseguro-evitativo: Los bebés incluidos en esta pauta muestran poca angustia ante la separación y cuando la figura de apego vuelve tienden a evitarla. Este caso se dio en un 25% de los bebés que se observaron.

3. Apego inseguro ambivalente-resistente: El bebé da muestra de angustia a lo largo de todo el procedimiento, especialmente durante la separación. Las reuniones con quien le cuida producen una mezcla de liberación al verlo y enfado dirigido a él. Esta pauta se dio sólo en un 10% de los bebés.

4. Apego desorganizado: Este tipo de apego fue propuesto más adelante por una colaboradora de Mary Ainsworth para describir los casos en que se observa que los niños no poseen una estrategia para organizar su conducta ante una posible situación de estrés para ellos. El comportamiento de estos niños parece reflejar la vivencia de conflictos, miedo o confusión con respecto a su figura de apego.

En este video se muestra cómo actúa un bebé con apego seguro. Gracias a esta relación con su cuidador podemos esperar que este bebé a lo largo de su vida tienda a ser cálido, estable y con relaciones íntimas satisfactorias, y en el dominio intrapersonal, positivo, integrado y con perspectivas coherentes de sí mismo.

¿De qué depende que desarrollemos un tipo de apego u otro?

Existen varios factores que afectan a la calidad de este vínculo, tanto por parte del cuidador como por parte del bebé. Para un apego seguro es necesario que la figura de apego haya considerado la llegada del bebé como algo positivo, aceptándolo, estando accesible para él, siendo sensible a sus necesidades y cooperando con él. A la vez, un temperamento «fácil» del bebé también puede ayudar al cuidador a cumplir sus funciones de una manera óptima.

El estilo de apego que hayamos adoptado durante nuestro desarrollo como bebés puede influir no solo en nuestras relaciones futuras ya desde los primero años de vida, sino también a nuestra función como padres o madres, hecho importante teniendo en cuenta que existe una gran concordancia entre el estilo de apego de un bebé y el estilo de su cuidador. Sin embargo nada de lo anterior es determinante. Aun habiendo tenido un desarrollo en base a un apego no seguro, podemos tener experiencias posteriores transformadoras (dentro de las cuales se encuentra la psicoterapia) y generarse otro tipo de apego que contribuirá positivamente no solo al bienestar individual sino también en nuestras interacciones con los demás.

Categorías