Category

Artículos

Día Internacional de la Escucha

No es ningún secreto que yo me paso gran parte de mi vida escuchando a los demás. A ver, no sólo escuchando (que ya estaréis alguno pensando: «pues para que me escuche un psicólogo prefiero que me escuche un cura que es más barato»), pero sí todo el rato escuchando. Porque sin escuchar es imposible entender, y sin entender es imposible ayudar. Eso es así.

Vale y… ¿Qué es escuchar? ¿Escuchar es poner la oreja y punto? Pues no. Escuchar es ser capaz de ponerte en el lugar del otro, entender sus pensamientos, sus sentimientos, sus sensaciones, su manera de moverse…sin juzgar en ningún momento.

Creo que en general hay muy poquitos momentos en que alguien nos escuche de esta manera. Sin dar su opinión, sin juzgar, sin quitar importancia, sin cortarnos para hablar…y es una pena, porque ser escuchado es una de las experiencias más gratificantes que conozco.

El próximo viernes, 21 de octubre, es el Día Internacional de la Escucha, y entre que estos meses estoy teniendo mucho curro y que soy madre, no me puedo unir a la iniciativa que tiene detrás al Instituto Español de Focusing, he decidido contribuir con mi pequeño grano de arena: sorteando una hora de mi tiempo para escuchar a quien quiera hablar conmigo.

Lo sé, no soy Rihanna, sé que igual nadie tiene interés en hablar conmigo por ser yo, pero es que no ofrezco mi tiempo como una gran oportunidad para ti porque «así tendrás la suerte de conocerme». No. Lo que ofrezco es mi disponibilidad para escucharte a ti, para poder ver si cuando hablas entiendo como te sientes y te ayudo a entenderte mejor a ti mismo, y por supuesto si tienes alguna duda y te la puedo resolver, pues yo encantada.

Así que esta es mi propuesta. Voy a sortear una hora de mi tiempo (juro que he pensado sortear más pero no me da la vida).

¿Qué no es esta iniciativa?

  • No es psicoterapia.
  • No es una sesión de evaluación diagnóstica.

¿Qué sí es esta iniciativa?

  • Una oportunidad para que te escuche alguien que no tiene una vinculación previa contigo.
  • Una oportunidad para valorar cómo te sientes cuando alguien no te juzga.
  • Una oportunidad para reflexionar y revisar tu propia forma de escuchar a tus amigos, a tu pareja, a tus hijos…

Desde hoy, 14 de octubre, y durante 7 días, subiré una foto al día a Instagram con una pista sobre lo que no es escuchar y una pregunta para que contestéis acerca de vuestra experiencia con esto de escuchar y ser escuchado. De entre todas las personas que me sigan y comenten las fotos sacaré al ganador del sorteo. Cuantas más fotos comentes, más posibilidades tendrás de que luego te toque. Y el jueves 20 a las 23:59 haré el sorteo.

Y ¿cuándo hablaremos? Pues eso ya lo vemos. Si eres de fuera de Madrid podemos usar Skype, y si eres de Madrid podemos buscar un hueco para vernos en mi consulta, en una cafetería, en un parque…

Y para terminar te dejo este vídeo que me fascina. Espero que te haga reír tanto como me hizo a mí la primera vez que lo vi.

Lo que NO es educación emocional

De vez en cuando me encuentro con gente que presume de cómo en sus aulas, sus centros, o dentro de su consulta se trabaja la inteligencia emocional. De esa gente puedo contar con los dedos de las manos los que no sólo lo dicen sino que lo hacen. Hay muchos artículos sobre para qué sirve la educación emocional y mil millones de dinámicas en internet para trabajarla pero la educación emocional no puede ser educación emocional si se trabaja sólo de forma racional.

  • NO es educación emocional enseñar a un niño a identificar emociones si luego  le dices que no te pasa nada cuando identifica las tuyas.
  • NO es educación emocional enseñar a un niño a darse cuenta de cuándo está triste y luego decirle que no llore.
  • NO es educación emocional distraer a un niño cuando se ha hecho daño.
  • NO es educación emocional decir que puede enfadarse y luego mandarle al rincón de pensar.
  • NO es educación emocional decir «ME estás enfadando»
  • NO es educación emocional aleccionarle sobre cómo TIENE que ser valiente, sociable o cariñoso.
  • NO es educación emocional forzar a un niño a que aprenda algo que no está preparado para aprender
  • NO es educación emocional meterle miedo para controlar su comportamiento.
  • NO es educación emocional hacer chascarrillos delante de él sobre lo indomable, trasto, demonio que es.
  • NO es educación emocional castigar cuando hace algo que a TI no te gusta.
  • NO es educación emocional intentar que logre lo que TÚ te propones.

En resumen, NO es educación emocional cualquier cosa que se salga de entender las emociones del niño, las propias y expresarlas y comunicarlas con respeto y desde una posición de igualdad ( y si no se hace así, al menos, pedir perdón). Porque los padres, maestros, educadores, profesores y terapeutas somos figuras de autoridad pero no somos más que ningún niño. El día que entendamos que la educación emocional se enseña profundizando en nosotros mismos y revisando nuestra propia manera de funcionar, entonces, solo entonces, podremos enseñárselo bien a los niños.

Como veréis empiezo septiembre un poco guerrera. Así estoy y así me acepto.

Me encantará que me comentéis qué pensáis vosotros, cómo se trabaja  en los centros de vuestros hijos, cómo lo trabajáis en casa y, por supuesto, que añadáis más cosas que NO son educación emocional. Mil gracias por leerme.

Cuentacuentos y Presentación De «Quiero ser siempre princesa» en La librairie de Madrid

Acabo de volver de las vacaciones y aquí estoy, intentando ponerme al día tachando las cosas que se quedaron pendientes antes de irme  a la playa, una de ellas escribir este post sobre el Cuentacuentos y la presentación de «Quiero ser siempre princesa» que hicimos en julio en La Librairie.

DSC09871Nos contactaron por Instagram interesadas por el cuento y no pudimos (ni quisimos) decir que no. No quiero engañar a nadie, yo nunca había hecho un cuentacuentos y no soy en absoluto experta en ello, por eso pedí ayuda a mi hermana (ilustradora del cuento) para hacer unos recursitos de educación emocional e intercalarlo durante el relato del cuento. Así, el ratito en La Librairie, se acabó convirtiendo en un pequeño taller para trabajar emociones, empatía y aceptación. De eso sé bastante más…

Después, cada participante decoró su propia corona con aquellas cosas  personales e intransferibles que les hacían únicos. Dio gusto ver la cara de felicidad de los principitos y princesas al salir por la puerta con su corona puesta. Os dejo algunas fotos de cómo fue para que os podáis hacer una idea.

DSC09891DSC09899

DSC09855DSC09844

Si queréis saber más sobre cómo fue o ver más fotos, podéis visitar el blog de La Librairie. Y si queréis que hagamos algo parecido en vuestra librería o centro, podéis escribirme en el apartado de Contacto.

¡Fuera manchas de rana!

Presentación de «Quiero ser siempre princesa» en La seta verde con puntitos.

La publicación de «Quiero ser siempre princesa« ha traído y sigue trayendo cosas estupendas. Una de ellas fue conocer a María, a sus hijas y a toda la gente  que asistió a la presentación del cuento en La seta verde con puntitos.

María conoció «Quiero ser siempre princesa« gracias a Facebook y me escribió para preguntarme si me interesaría ir a su cafetería a presentarlo. La seta verde con puntitos es una cafetería-restaurante de consumo responsable donde además se organizan charlas, talleres y actividades sobre crianza y educación desde una perspectiva respetuosa. La respuesta fue un sí rotundo.

Llegué allí con toda la familia y tras charlar un rato con ella y probar su fantástica tarta de zanahoria empezaron a llegar los asistentes y empezamos el taller. Padres e hijos hicimos unos ejercicios de conciencia corporal y nos acercamos a lo que nos pasaba por dentro con una actitud de amabilidad y curiosidad. Después estuvimos pintando, creando nuestro lugar seguro y, mientras los niños jugaban y pintaban, los papás hablamos de «Quiero ser siempre princesa» y de la importancia de respetar los procesos, los ritmos y el mundo interior de los niños para que sean felices.

Gracias a todos por venir y por traer a vuestros niños (los que ahora son pequeños y los que fuisteis vosotros hace años).

De Skitch

 

¡Álex ya está aquí!

Quiero ser siempre princesa

Las últimas semanas han sido de locos. En esta casa nos hemos estado pasando virus (somos muy de compartir es vivir) y, aunque yo ya estoy saliendo de mi gripazo con sinusitis incluida, tengo a mi señor marido y a mi retoño enfermos con fiebre, toses y conjuntivitis. Veremos a ver si no me toca a mí otra ronda de enfermedades en un par de días.

Y entre termómetros, ibuprofenos y jeringas con apiretal a altas horas de la madrugada, el lunes se publicó el cuento que llevo anunciando de forma muy insistente (soy consciente de que he tirado a pesada) desde hace meses: Quiero ser siempre princesa. Continue Reading

Participa en Quiero Ser Siempre Princesa

alexDurante los últimos meses sois muchos los que me habéis dicho que estabais intrigados por el titulo del cuento que tantas alegrías y quebraderos de cabeza me ha traído (incluso antes de publicarlo). Y viendo que la publicación es inminente, porque acabo de ver la última y definitiva prueba que me ha enviado la editorial, me parece que ya es hora de contaros de qué va esto de «Quiero Ser Siempre Princesa»  y haceros partícipes de todo este proceso loco por el que llevo zigzagueando desde que me rondó la idea de escribirlo allá por 2011. Continue Reading

Propósitos de año nuevo y frases que se pasan de positivas

Propósitos de año nuevo

Llega el 1 de enero. Y con él los propósitos de año nuevo. A estas alturas las redes sociales están llenas de frases motivadoras  y «positivas» con tipografías varias que explican lo maravilloso que será este año si se vive según sus enseñanzas. Así que he decidido animarme a hacerles caso y, si son ciertas, para febrero, yo creo que tendré todo lo que quiero (hoy me ha dado por la ironía). Continue Reading

Categorías